Sonda de la NASA logra acercarse como nunca antes a un asteroide




La misión Osiris-REx de la NASA batió el pasado 12 de junio del 2019 su propio récord y logró acercarse más que cualquier otra nave a un asteroide. En esta inédita aproximación logró captar imágenes nunca antes vistas de Bennu, el cuerpo que estudia. 

Según informa la NASA en su sitio web, esta nueva maniobra marcó el inicio de la nueva fase de la misión, conocida como Orbital B, que colocó a la nave “en una órbita de 680 metros sobre la superficie del asteroide Bennu”. El récord anterior de aproximación lo tenía la misma nave Osiris-REx cuando se colocó a 1,3 kilómetros de la superficie de Bennu. 

Este acercamiento permitió que el equipo de la Osiris-REx observe cómo se desprenden partículas de la superficie del asteroide que son expulsadas al espacio.

Una de las imágenes captadas durante el acercamiento muestra las rocas y cráteres del asteroide Bennu. Foto: Twitter/@OSIRISREx.

Para entender este comportamiento, los científicos capturaron diversas imágenes y lo seguirán haciendo hasta la segunda semana de agosto, cuando la nave haga una transición hasta la Orbital C y se ubique nuevamente a 1,3 kilómetros de la superficie de Bennu. 

Durante el tiempo que la Osiris-REx permanezca en Orbital B, hará un mapa de todo el asteroide y recolectará, con la ayuda de equipos científicos, una muestra de su superficie. Además, se buscará determinar un nuevo punto para acercarse nuevamente a Bennu,  orbitando a solo 225 metros de su superficie. 

La misión Osiris-REx logró captar una imagen de la roca más grande de Bennu. Foto: Twitter/@OSIRISREx.

Y si bien ubicarse tan cerca de un asteroide puede ser altamente peligroso, la NASA confía en que el desafío se cumplirá. “Bennu nos ha plantado un reto para hacer frente a su terreno rocoso y estamos seguros de que Osiris-REx está a la altura de las circunstancias”, dijo en el comunicado de la NASA Rich Burns, director del proyecto. 

Vista de la órbita más cercana lograda por una nave espacial alrededor de un cuerpo planetario. Foto: Twitter/@OSIRISREx.

La Osiris-REx está en medio de un viaje de siete años para estudiar el asteroide Bennu, recoger una muestra de su superficie y regresarla a la Tierra.

Vista de algunas de las rocas del asteroide Bennu. Foto: Twitter/@OSIRISREx.

“Esta muestra de un asteroide primitivo ayudará a los científicos a entender la formación del Sistema Solar hace más de 4 500 millones de años. La recolección está prevista para el verano del 2020 y la nave enviará la muestra a la Tierra en septiembre del 2023”, concluye la NASA.

Previous Stranger Things: lo que revela el nuevo tráiler de la serie - Cine y Tv - Cultura
Next No se cobrará tasa aeroportuaria en vuelos desde Bogotá a Villavicencio: Mintransporte