El Coca será sede de un festival multiétnico en agosto del 2019




Por segundo año consecutivo, El Coca, en Orellana, será sede del segundo Festival Internacional de Pueblos y Nacionalidades en las Artes Vivas, Antisuyuk. El encuentro se realizará desde el 17 hasta el 24 de agosto, con la participación de artistas de cinco países de América Latina y con un enfoque multiétnico y ecologista.

Eduardo Hinojosa, director general del festival, explicó que el proyecto nació hace dos años, en colaboración con la empresa Bass Producción Artística Integral, con la idea de descentralizar la actividad artística. Y, además, crear un espacio de encuentro e intercambio cultural entre el público, las comunidades locales y los artistas de las distintas regiones del país y del mundo.

En la agenda de este año participarán 21 grupos y artistas de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia y Ecuador. La programación incluye un componente artístico y otro pedagógico con funciones y talleres de teatro, danza y música.

Las presentaciones artísticas se realizarán en el auditorio Manuel Villavicencio del Museo Arqueológico Centro Cultural Orellana (Macco), mientras que los talleres se realizarán en escuelas y centros comunitarios de El Coca y comunidades aledañas.

La entrada a las funciones artísticas es gratuita, pero el público tiene la opción de hacer un aporte económico voluntario o donaciones de víveres, utensilios y útiles escolares que serán entregados en comunidades amazónicas.

La selección estuvo a cargo de un comité externo, conformado por tres profesionales en artes. Ellos evaluaron los 50 proyectos artísticos y a los talleristas de 10 países que respondieron a la convocatoria. Se aplicaron criterios sobre calidad, trayectoria, recorrido en festivales, factibilidad y pertinencia temática.

Hinojosa explicó que el festival Antisuyuk mantiene dos líneas conceptuales enfocadas en las expresiones artísticas de las culturas ancestrales andinas, amazónicas y afro, y temáticas ambientales.

El festival Antisuyuk se inaugurará con la presentación de ‘La flor de la chukirawa’, una pieza teatral del grupo Contraelviento Teatro, sobre la historia de una madre campesina que ha perdido a su hijo en una guerra ajena, en la que destaca el uso del kichwa como elemento idiomático integrado en la producción artística.

Esta es una de las cuatro obras nacionales que serán parte de la programación. También participará el grupo dancístico Omawa de la Casa de la Cultura Núcleo Orellana; el grupo Génesis de la Amazonía, perteneciente al Macco y el grupo ganador del festival intercolegial de teatro organizado por el Macco.

Obras, dice Hinojosa, en las que el público tiene la oportunidad de acercarse a la cosmovisión de las comunidades ancestrales, a través de expresiones artísticas de gran riqueza simbólica y un lenguaje escénico propio, que además están vinculadas con la tradición oral y la práctica ritual.

Para Hinojosa, la permanencia del festival Antisuyuk es una oportunidad para vivir una experiencia de intercambio cultural y convivencia artística. “El objetivo es que el festival Antisuyuk sea un referente de la cultura y del turismo en Orellana”, dice.

Previous Manabí, una tradición ecológica | El Comercio
Next El retiro de la visa mexicana alienta la emigración a EE.UU.