Betty y don Armando fueron felices y RCN comió perdices – Cine y Tv – Cultura




“Las mil vidas del Canal RCN se las debe a ‘Yo soy Betty la fea’. Cada vez que hay crisis ponen a ‘Betty’ y vuelve el canal al primer lugar”, anotaba en este diario hace unos días el crítico y analista Omar Rincón.

Sin duda, la acertada decisión de rendirle un merecido tributo al fallecido libretista Fernando Gaitán, a principios del año, fue un acierto estratégico del canal RCN, que lo volvió a poner a liderar la franja estelar de las noches.

El capitulo final del martes en la noche de la novela marcó 17,7, según informó Rating Colombia.

“La genialidad de Gaitán está en que sabía de melodrama donde el amor triunfa, le metía el tonito colombiano que es el humor para sobrevivir, conocía que el relato popular se hace en forma de mujer y jugaba al periodismo al contar realidades en forma de ficción”, anota Rincón.

Esto nuevo fenómeno de ‘Betty’ demostró que los televidentes todavía está ávidos de buenas historias que lo desconecten, diviertan y relajen en las noches del estrés de la vida cotidiana.

Según Rating Colombia, el resto de la franaja, anoche se comportó de la siguiente manera: ‘Desafío’ (10,6), ‘Lady’ (9,9),  Noticias Caracol (9,1), ‘El man es Germán’ (7,3),  La vuelta al mundo (6,6) y ‘Las muñecas de la mafia (5,2).

Las siete virtudes de la telenovela ‘Yo soy Betty la Fea’, según Omar Rincón

1. Es una telenovela clásica en su historia principal, donde “la mujer fea y pobre pero pura e inteligente salva al hombre equivocado”. Triunfa la bondad y gana el amor; se cumple que la telenovela es mejor que la vida.

2. Es una telenovela basada en el relato de mujeres que son capaces de reírse de sí mismas mientras hacen al mundo a su imagen y semejanza. Betty es la reina de la ironía, y el cuartel de las feas son su coro celestial. Entre ellas imaginan una vida posible en la solidaridad.

3. Es una comedia en la que el cuartel de las feas constituye en sí mismo una segunda obra dramática en forma de sitcom a la colombiana. Vamos a verla para reírnos, para sentirnos parte de la sobrevivencia de los de abajo, la cual se hace con humor.

4. Es una telenovela colombiana en la que las mujeres son diversas y guerreras, mientras que los hombres, planos y patéticos, o apenas chistositos, como Freddy, el mensajero. Y en eso la telenovela imita la realidad.

5. Es una telenovela que reflexiona sobre las apariencias de nuestro mundo, que se definen por estándares de belleza hechos en academias de peluquerías del consumismo.

El cuartel de las feas es una ironía expandida sobre lo que significa ser feo o bello en este mundo. Ellas son bellas, pero no corresponden al machismo nacional: bella pero alta (luego fea), bella pero afro (luego fea), bella pero de formas redondas (luego fea), bella pero más allá de los 40 (luego fea). Ellas se saben bellas y por eso se burlan de manera solidaria de las miserias masculinas.

6. Es una telenovela de personajes creíbles, con historia y tumbao propios y muy nuestros. Cada uno representa un estilo de vida, una manera de ser, una forma de comprender la colombianidad (el feo, el bello, el ‘playboy’, la celosa, el chistosito y el cuartel). Personajes muy buena gente, caricaturescos, con buen humor y que se comportan como niños.

7. Fernando Gaitán, creador de situaciones que parten de la realidad, nos promete una sonrisa y juega a preguntarse por las situaciones de la vida cotidiana.
Y Mario Ribero fue quien –con humor– dirigió los personajes de esta novela, su especialidad.

‘Yo soy Betty la fea’ es muy colombiana porque está hecha de ternuras, juegos aspiracionales, mujeres imaginativas y hombres pobres. Su mayor virtud está en ser todo lo que la televisión debe ser: sueño, suspiro, risa, relajación.

Previous Nick Carter, de Backstreet Boys, pide orden de alejamiento contra su hermano
Next Acabaron con la vida de Pirulo