En la parroquia Pastocalle se puede disfrutar de aguas termales

En la parroquia Pastocalle se puede disfrutar de aguas termales



Uno de los tres ingresos a la Reserva Ecológica los Illinizas se encuentra en la parroquia Pastocalle, en el norte de Latacunga.

Los aventureros deben llegar al centro de la parroquia y luego trasladarse al barrio El Milagro, para continuar su viaje por un camino de lastre.

El ascenso en vehículo dura una hora y en el trayecto encontrará a los ganaderos en sus actividades diarias y a otros en el trabajo de sus sembríos de maíz, alfalfa, papas y diversos productos de la zona andina. Este sector es conocido por los operadores turísticos como la Borreguería.

Nancy Iza, presidenta de la Junta Parroquial de Pastocalle, indicó que la carretera de tierra es irregular, con varios hundimientos y pronunciadas pendientes de la montaña. La dirigente recomendó conducir con precaución en el ingreso a una de los picos de los Illinizas.

“El esfuerzo y el viaje valen la pena. Hay muchas cosas que se pueden encontrar en el trayecto”, manifestó Iza.

Un letrero de madera se colocó en el ingreso a la reserva ecológica, a 4 000 metros sobre el nivel del mar. El camino está rodeado de un bosque de árboles de papel o polylepis, pajas y plantas nativas.

Desde uno de los miradores se observa una parte de la ciudad de Latacunga, y las parroquias vecinas de Mulaló y Joseguango. También hay una vista privilegiada del volcán Cotopaxi y las montañas Corazón, Rumiñahui y Pasochoa.

Mientras se interna a la montaña aparecen extensos pajonales, chuquiraguas, chochos de monte, puyas y romerillos. El frío es intenso en la zona. En este sector también hay mamíferos, como el oso de anteojos, lobo de páramo, conejos, aves, entre otros.

Iza aseguró que estos animales silvestres se encuentran en la parte alta de la montaña rocosa y sin nieve. Al atravesar un pequeño puente de madera sobre un afluente de color amarillento se llega a un lugar que ofrece dos caminos.

Uno de estos va en dirección a la cascada Yanayacu que tiene un salto de agua de 300 metros. La laguna de Los Patos está ubicada a cinco horas de caminata en los altos del Illiniza sur. El agua tiene una tonalidad verde y una playa donde se puede acampar.

El otro chaquiñán va en dirección a las aguas termales de Yanayacu, ubicada a 20 minutos del ingreso. El agua caliente brota de entre las piedras de la montaña y se acumula en dos pequeñas piscinas. Los estanques son visitados por turistas nacionales y extranjeros.

Ángela Toapanta llegó el domingo con su esposo y su pequeño hijo Anthony a las aguas termales. Las dos maletas que cargaban fueron ubicadas en una de las piedras del sector. Ellos ingresaron con entusiasmo a las pequeñas piscinas. Entre juegos y risas permanecieron por dos horas.

“El agua es tibia. Pero al ascender sentíamos que nos faltaba el aire; es por la altura a la que se encuentra este sector”, aseguró Toapanta.

Una de las recomendaciones de los guardaparques y las autoridades de la parroquia es que los turistas lleven los desperdicios que generan en el atractivo durante su estadía.

“Hemos sacado costales de ropa y basura de esta zona. Estamos emprendiendo un proyecto turístico para potenciar esta zona con gastronomía del lugar”, aseguró Iza.

Las elevaciones rocosas de los Illinizas son utilizadas por los montañistas para adaptar el cuerpo el ascenso al volcán Cotopaxi. Los aventureros deben caminar cuatro horas desde el refugio Nuevos Horizontes hasta la cumbre.

En el trayecto muestran sus destrezas, habilidades y resistencia para ascender la montaña. Los guías recomiendan escalar la cumbre entre agosto y diciembre, que son los meses apropiados para la aventura.

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *