John Faber Lastra se abre camino en la literatura



Alberto Rivera

John Fáber Lastra es un escritor nacido en Ibagué en 1970 que ha recorrido el país con su literatura. Ha incursionado con éxito en géneros como novela, cuentos, crónicas y relatos infantiles.

 

“Mi mamá desde niño me leía poemas, me contaba historias fantásticas lo que estimuló mi imaginación y por eso llevo el apellido materno en su homenaje”, nos cuenta el escritor cuyo nombre de pila es John Faber Arciniegas Lastra.

 

Sus obras están enmarcadas en el realismo.

 

Sus libros

Es autor de Un camino al purgatorio, donde narra la historia real de una joven que decide seguir a su novioy termina en la drogadicción. “Este libro le ha gustado mucho a los docentes y jóvenes, es la historia de una chica que se llama Bárbara que cuando ingresa a la universidad se encuentra con un muchacho, Marcos, y la lleva por el camino de las drogas y termina en la indigencia. El libro busca llevar un mensaje para que los jóvenes reflexionen”.

 

En Un ángel sin libertad aborda temas como maltrato intrafamiliar, secuestro y violación, se trata de una niña maltratada por su núcleo familiar que a los 14 años se va de su casa y se encuentra con una persona que le cambia radicalmente su vida.

 

Esperanza tras las rejas. Crónica de una mujer condenada al olvido. “Relato la historia de una mujer en la cárcel y muestro el problema carcelario, el hacinamiento, personas que están allí cumpliendo  condenas injustas, también abordo temas como el desplazamiento, la violación de los derechos humanos porque esta mujer desde la cárcel cuenta su historia”.

 

El sueño de este escritor colombiano es que su obra trascienda y su nombre quede inmortalizado en la historia de la literatura universal.

 

“Estos tres primeros libros hacen parte del realismo, pero después viene un cuarto libro que se titula La Estación… Una imposible historia de amor, el cual  posee elementos que lo podrían encasillar en el género de realismo mágico. Es la historia de un marino que le promete a su amada regresar antes de que las acacias florezcan y pasan 45 años para su regreso. Ella lo esperó porque misteriosamente los árboles de acacias no volvieron a florecer. Es una historia bella, romántica y mágica”.

 

Michael y otros cuentos es una recopilación de historias de todo tipo. “Hay un cuento, El Huésped, en el cual el asesino de Gaitán no es Roa Sierra sino otra persona y en el cuento Michael muestro a Michael Jackson desde su video Thriller, en otro ángulo”.

 

Y tiene un libro infantil, Una carta para papá. “Es la historia de una niña que pierde a su padre en un accidente aéreo y la mamá le dice que se quedó viviendo en una nube y ella le envía a través de globos inflados con helio una carta a su padre. Mi hija Mariana, cuando tenía 6 años, le leí el cuento e inspirada en el relato comenzó a hacer dibujos y es la ilustradora de ese libro”.

 

Entre el amor y la tumba. “Una novela de misterio, un joven que desentierra a su esposa pensando que estaba viva porque se queda dormido frente a la tumba y escucha unos gritos a media noche, ahí comienza la trama de la historia. Con este libro gané un concurso con la Editorial Libros & Libros y ellos están publicando  la obra que se consigue en Panamericana y eso me llena de orgullo”.

 

Y así mismo decidió incursionar en el género de la ciencia ficción con una novela titulada Quizá mañana no será otro día que ene ste momento está participando en un concurso, la obra le demoró tres años escribirla. “Es la historia de un muchacho que se pierde 50 años en el futuro y allí se encuentra con quien fue su novia ya anciana, con un hijo de 50 años y su nieto que es exacto a él, esa es la trama”.

 

John Faber estudió mercadotecnia en la Universidad de Ibagué, una carrera que nada tiene que ver con literatura. “A  los 12 años empecé a escribir poemas, en el colegio los escribía para las novias de los amigos y en familia leía un poema en días especiales. Trabajé con empresas que tenían que ver con el asunto comercial y en los años 90 estuve vinculado a una  que tenía mucho que ver con Pereira. En 2002 empecé a publicar, así que fundé mi sello editorial y comencé a tocar puertas en colegios, universidades e instituciones diversas y hoy en día en varias regiones de Colombia conocen y demandan mis libros. Estudiar mercadotecnia me sirvió para crear estrategias de venta, las cuales aplico a diario y gracias a ello estoy siendo visualizado por casas editoriales que podrían ayudarme a darle más trascendencia a mi obra”.

 

“Estoy dedicado a escribir y a promocionar mis libros y gracias a eso he contado con la fortuna de que son del gusto de los jóvenes en los colegios, hago brigadas motivando a la lectura y ahora que cuento con dos editoriales que me publican puedo empezar a recibir regalías. En Pereira me leen mucho, ya tengo cierto público cautivo y la Librería Roma me apoya con la venta y difusión de mis libros”.

Previous Almarte, arte con ganas - El Diario
Next Siguen cayendo más implicados en asesinato de Juan Diego