Los servicios funerarios para partir en paz




Es difícil describir el sentimiento de una persona cuando uno de sus seres queridos muere. Ese momento en que ha llegado la noticia y en medio de tanto dolor deben realizarse ciertas formalidades.

Es común observar a familias que en medio de ese fuerte momento deben ocuparse de una serie de asuntos que se deben resolver con premura, como la emisión del certificado de defunción, el lugar de velación o la compra del féretro y flores. Estos pendientes pueden ir desde lo más simple hasta lo más burocrático.

Sebastián Barona, gerente administrativo de Grupo La Paz, brinda parte de su experiencia al explicar algunas de estas tareas. Muchas de ellas están incluidas en paquetes de servicios exequiales en diferentes camposantos, aliviando considerablemente la carga para los familiares.

Según Barona, “entre los asuntos legales que obligatoriamente se deben atender está inicialmente la emisión del certificado médico de defunción a cargo del médico tratante del paciente o del médico legista que realice la autopsia”.

Posteriormente, se tramita el certificado de defunción del Registro Civil y el permiso de cremación o de inhumación, según la decisión de la familia.

Puede presentarse el trámite de un permiso de traslado a otra provincia o repatriación de un extranjero; en este caso, se legaliza en la Cancillería, en el Registro Civil y en el Ministerio de Salud con las respectivas apostillas.
“Todos estos trámites los realizamos nosotros como parte de nuestro servicio”.

Por otro lado, la decisión de cremación o inhumación del cuerpo del difunto es otro trámite que puede traer complicaciones, según Barona.

Para la inhumación de un difunto, se requiere el proceso de formolización que está a cargo de un especialista, quien a su vez emitirá un documento certificando dicho procedimiento.

Este documento, el certificado de defunción, la copia de cédula y la copia del formulario estadístico de defunción se presenta para tramitar el permiso de inhumación para cualquier cementerio del país.

Cuando se trata de una cremación, es necesaria la firma de autorización de tres familiares directos. En caso de su ausencia, uno solo puede realizar una declaración jurada en una notaría con dicha solicitud.

Funerarias, camposantos y afines trabajan en la creación de paquetes de modo flexible para ser personalizados según la necesidad de la familia del ser querido que ha partido.

Superar la pérdida requiere de tiempo y ayuda

Previous Recorrido por el río Esmeraldas
Next Tres países unidos por los panes de difuntos