Lenín Moreno anunció ajustes al examen Ser Bachiller, que regirán desde enero




“Si quieren le podemos cambiar de nombre a la prueba Ser Bachiller, podríamos ponerle Jaime Vargas (presidente de la Conaie), no hay ningún problema, si a Jaime lo he apreciado toda la vida, le he manifestado cariño y respeto”, dijo intentando ser bromista el presidente Lenín Moreno, la mañana de este martes 19 de noviembre del 2019, en la Unidad Educativa Nacional Alangasí, frente a un grupo de colegiales.

Este día, de modo oficial, el Gobierno anunció algunos ajustes a la prueba que sirve de acceso a la educación superior pública y privada. Además del Primer Mandatario, ante los chicos estuvieron la ministra de Educación, Monserrat Creamer, y el Secretario de Educación Superior, Agustín Albán. Entre otros cambios se dijo que el puntaje obtenido en el examen representará el 60%; mientras que la nota de grado, el 40%.

Los funcionarios les explicaron a los jóvenes que el Ser Bachiller, examen de acceso a la educación superior y también prueba de grado para los colegiales, ya no tardará tres horas. Se resolverá en dos horas y 30 minutos.

Esto porque la nueva evaluación pasará de 155 a 120 preguntas. Y explorará cuatro áreas: matemática, lengua y literatura, ciencias sociales y ciencias naturales. La aptitud abstracta se medirá de forma transversal solamente.

El presidente Moreno dijo que cuando estuvo en campaña escuchó “en más de una ocasión a madres desesperadas manifestar que se les había negado a sus hijos el ingreso a la educación, y que la prueba Ser Bachiller coartaba la posibilidad de quienes estudian en espacios amazónicos (por ejemplo); era una prueba para gente que vive en la ciudad, la gente en el campo tiene una cosmovisión diferente, lastimosamente se hizo con criterios demasiado tecnocráticos”.

También en son de broma, Lenín Moreno recordó que además del puntaje obtenido en el examen se tomarán en cuenta otros aspectos, que les permitirán sumar puntos: por la ubicación geográfica, si tiene una discapacidad, por auto identificación étnica. “Yo tengo discapacidad, soy un poco negro, indio, creo que puedo tener más puntos”.

Un joven les preguntó ¿en cuánto tiempo se podrá contar ya con estos cambios anunciados? Albán dijo que será inmediato, se empezará a aplicar a mediados de enero, ciclo Costa. La ministra Creamer recordó que habrá un pilotaje para la educación intercultural bilingüe, con un examen específico, según su cosmovisión.

En el 2012, en Ecuador se implementó una prueba para acceder a la educación superior pública, que se denominó Examen Nacional de Educación Superior (ENES). Esta fue parte de un sistema, que ha recibido críticas, muchos han dicho que no permite que todos tengan cupos. En la región ya funcionaba.

En el gobierno anterior se reiteró que con la prueba se buscó que exista un método de acceso basado en méritos y no en quien llegaba primero a una fila para matricular a un chico, como en años anteriores. Los rectores han reiterado que no pueden dar paso al libre acceso ya que no hay infraestructura suficiente.

Años atrás también se premió a quienes obtenían las mejores calificaciones en este examen, pasaban a integral el llamado Grupo de Alto Rendimiento, que les permitía estudiar carreras en el extranjero, a excepción de Medicina. Esta posibilidad ya no existe. Y se habló de ofrecer un número de cupos a personas consideradas vulnerables.

Previous Subasta de artículos personales de Hitler genera indignación en Alemania
Next El bachatero Romeo Santos logra el álbum latino de la década en Billboard