Dos nuevas galerías de arte abren en Quito




N24 y Q Galería son los dos nuevos espacios para el arte que se abrieron en las últimas semanas en Quito. La primera está ubicada en La Floresta, en la Calle Isabela Católica y Galavis, y Q Galería se encuentra en el subsuelo 2 del Paseo San Francisco.

N24 está donde funcionó el Container, la galería de El Pobre Diablo. “Es como una prolongación. A la final, solo tienes una vida. Es el trabajo que había hecho durante 30 años, es como continuar”, dice Pepe Avilés, el director de la galería y quien fue uno de los socios de El Pobre Diablo.

Avilés cuenta que la casa de El Pobre Diablo, tras el cierre del bar-restaurante, fue vendida a los constructores Uribe & Schwarzkopf. Tomy Schwarzkopf le propuso darle nueva vida a la galería, convirtiéndose en el patrocinador del espacio, aunque sin interés publicitario, pues no se exhiben logos.

Reinsertarse en la dinámica del arte local no fue difícil para N24. Desde su apertura, el 16 de octubre, ya se han realizado cuatro eventos, entre exposiciones y lanzamientos.

Hasta el 5 de diciembre se expone la muestra ‘82 Women by a Woman’, de retratos de mujeres latinoamericanas en el cine, por Clotilde Richalet.

Del 11 al 21 de diciembre se realizará una feria de arte navideña. “Estarán artistas de todas las edades y géneros para darse a conocer como parte del proyecto”, dice Avilés.

N24 se encuentra donde antes estaba el Container, pero ahora tiene ingreso por la calle Isabel la Católica. Fotos: Cortesía N24 Y Galería Q

Q Galería, por otro lado, es el espacio expositivo del Colegio de Comunicación y Artes Contemporáneas de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ). Se inauguró el 14 de noviembre, en el subsuelo 2 del Paseo San Francisco.

El primer objetivo de Q es que los estudiantes pongan en práctica tareas del arte que no se pueden aplicar en las aulas o los talleres, como el trabajo en el espacio, montaje, museografía, curaduría y exposición de la obra. Así lo dan a conocer Deborah Morillo, coordinadora de la carrera de Artes Visuales de la USFQ, y Byron Toledo, coordinador de Q.

“Tener un espacio de exposición implica tener diálogos con profesores, otros estudiantes de arte, pero principalmente con espectadores que están fuera de este círculo. Entonces te empuja a tener que experimentar formas de comunicación para presentar tu obra”, dice David Jarrín, estudiante y diseñador de Q.

La galería también busca llegar a estudiantes y profesores de arte de otras universidades, con el fin de que los estudiantes de la USFQ puedan tener contacto con sus pares, a través de actividades como exhibiciones o conversatorios.

Previous La renta de árboles, una de las iniciativas para una Navidad ecoamigable
Next Encuentro Nacional del Tejido reunirá a cuatro provincias