‘Tras la huella de Floresmilo Soxo’ sigue el rastro de una leyenda urbana




Hamilton Monar dirige ‘Tras la huella de Floresmilo Soxo’, un largometraje que ahonda en la historia de un extraño habitante de Guaranda que se convirtió en el protagonista de una inquietante leyenda urbana. La película se proyecta desde este jueves 12 de diciembre del 2019 en la sala del cine Ochoymedio, de Quito.

Floresmilo Soxo es un nativo de Guaranda, administrador de una pensión y que supuestamente mantenía vínculos con la magia y el ocultismo.

Hace años hizo construir su propia tumba con forma de pirámide, en la que pidió ser enterrado de pie. Tras su fallecimiento, en 1992, hay personas que llegan al lugar y le rinden culto a cambio de favores.

Monar nació el mismo año en que murió Soxo y desde entonces creció escuchando todo tipo de historias.

Desde hace cinco años empezó a profundizar en la vida e historia de este personaje que se convirtió en el protagonista de un proyecto audiovisual. Todo ello mientras cursaba la carrera de Cine de la Universidad de las Américas (UDLA).

Para desarrollar el proyecto, Monar hizo equipo con Luciano Bravo y Daniela Castillo. “El impulso primario que me llevó a realizar el documental fue esta inquietud por saber qué hay más allá de la muerte”, explica el director.

Video: YouTube, cuenta: Mandrágora Producciones

Bajo esa premisa, el equipo inició un proceso de acercamiento con la familia y otros allegados, cuyos relatos permitieran reconstruir el retrato de un hombre tan interesante como misterioso.

Además de los testimonios, el director recurrió a la animación, fotografías, textos y dramatización para definir la estructura narrativa de este relato audiovisual, que lleva el suspenso como hilo conductor.

Durante el rodaje, dice Bravo, hubo momentos que pusieron a prueba el escepticismo del equipo acerca de ciertos fenómenos paranormales, que fueron registrados en cámara y que son parte del filme. Como anécdota, consta el encuentro con un familiar de Soxo que, aparentemente, había heredado ciertas habilidades extrasensoriales.

Este año, Monar editó una sección del documental para crear un corto que representó a Ecuador en el Festival Académico de Cine Universitario Internacional (Faciuni).

El filme tuvo su preestreno en el Teatro Nilo, de Guaranda, y desde hoy estará en la cartelera del Ochoymedio.

Previous El artista Sergio Mendoza indaga en los estados emocionales negativos
Next Kléber Salazar evoca al cacique Jumandi y su legado cultural