Lucho Velazco, un malo que siempre convence – Cine y Tv – Cultura

Lucho Velazco, un malo que siempre convence – Cine y Tv – Cultura



Enfermeras se volvió el éxito de las 10 p. m., con un promedio de 10 puntos de rating, y aunque están claros sus dos protagonistas (Diana Hoyos y Sebastián Carvajal), la producción de RCN tiene un toque coral.

Uno de los roles relevantes es el del actor caleño Lucho Velazco, Castro, director científico del hospital Santa Rosa.

Claramente, Castro tiene sus toques de mala persona, pero Velazco lo defiende: “No es mala gente, lo que sucede es que tiene una finalidad muy clara: hacer dinero. Y para eso utiliza varias triquiñuelas, pero defiende a muerte su hospital”, dice.

Y agrega que ha dado muestras de bondad a la hora de defender la salud de niños y ancianos especialmente, “con los que debe tener alguna relación especial que todavía no hemos visto, o que le generan algo”, sigue.

De todos modos, es un malo más en la carrera de Velazco, que de un tiempo para acá se ha especializado en este tipo de personajes que no le molestan para nada.

“Todo lo contrario. Me gustan mucho porque tienen un montón de herramientas e incluso son divertidos, a pesar de su carácter. De ahí que me encante seguir en esta línea, pues se trata de caracterizaciones que más allá de ser antagónicos se vuelven referentes”.

El actor (Cali, 1968) representó a Miguel Rodríguez Orejuela en la serie En la boca del lobo (el personaje se llamaba Manuel) y cuenta que ser de la capital del Valle, donde estaban los miembros de este desaparecido cartel, le permitió construir el personaje.
“Esta caracterización me dejó claro que yo siempre quise ser actor, no mafioso, mucho más cuando recuerda la Cali de esa época y cómo terminaron muchas personas, varias de ellas cercanas”.

Otro de sus malos famosos fue Manín, en La reina del flow. “Para hacerlo me fui a vivir a una comuna en Medellín, y de este modo pude sentir los referentes de estos personajes que son tan siniestros y están metidos en medio de gente buena”.

Además, fue Poncio Pilatos en la serie María Magdalena, y representó a los Mellizos, otros delincuentes nacionales, en Bloque de búsqueda.

Claro que no siempre fue bueno ser el malo. Velazco cuenta que cuando estaba haciendo En la boca del lobo, su esposa le decía que sentía que cada noche se acostaba con alguien diferente.

“Con estos personajes la clave es buscar su lado humano, sin llegan a justificarlos nunca; que eso quede muy claro”, afirma.

Y luego de 23 años de carrera, cuenta que va desprendiendo poco a poco sus personajes cuando terminan. “El primer día hay duelo, que sigue, pero se van yendo”. Y es, claro, para que lleguen otros.

CULTURA 
PARA EL TIEMPO 

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *