Las imperdibles del Festival de Cine de Cartagena 2020 – Cine y Tv – Cultura




El Festival Internacional de Cine de Cartagena llega a sus 60 años y ya enciende los motores para una edición que no solo representa a un ‘adulto experimentado en el universo de los encuentros del séptimo arte’, sino un encuentro cada vez más enfocado a explorar diferentes miradas cinematográficas y al que suman un serie de nuevas reflexiones.

Este año, el Ficci (como también se lo conoce) se llevará a cabo del 11 al 16 de marzo en Cartagena, con una programación que recoge 195 películas de 51 países que recorren diferentes emociones, temáticas y narrativas.

“El título de ser el festival más antiguo de Latinoamérica significa haber estado presentes durante seis décadas dentro de todo un vaivén de emociones, posibilidades e imposibilidades, y ser un gran referente del cine en la región”, recordó Felipe Aljure, director artístico del encuentro cinematográfico.

Para él ha sido una historia que comenzó con una base del cine mundial y fue abriendo camino al cine latinoamericano e iberoamericano. En los últimos 20 años consiguió ser también una plataforma para las películas colombianas.

Pero ahora que viene una nueva edición, Aljure reveló el ideal que mueve a esta nueva aventura: “El año pasado hablábamos de migración y mestizaje, temas relevantes, ya que en el mundo se hablaba de muros, de un Mediterráneo europeo que puso a vivir a los inmigrantes en carpas (…). En esta edición decidimos apostar por el concepto de deriva cósmica: que significa la relación del humano y su entorno”.

Un asunto que promete ir más allá de un mensaje de corte ecológico o apocalíptico y podría extenderse a otras emociones o conflictos en pantalla o detrás de ella, con ejemplos como This is not a Burial, It’s a Resurrection (de Lesoto), en el que la pérdida de su hijo lleva a una mujer a cerrar su ciclo de vida y regresar a la tierra que la vio crecer, en un drama que habla de comunidad, territorio, identidad y tradición en contraste con el progreso.

Al igual que Erde, documental de Austria que hace un retrato de la Tierra y los lugares que han sido intervenidos por el hombre, sumado a Honeyland, otra apuesta de ese género cinematográfico que registra la vida de la última mujer recolectora de abejas que vive en una pequeña población en Macedonia y sufre un cambio radical en su rutina de trabajo.

En los apartados de ficción, el Festival Internacional de Cine de Cartagena presentará producciones como Blanco en blanco, filme chileno ambientado a principios del siglo XX que revela la tensa relación entre un fotógrafo y un terrateniente, lo que detona una lucha de poderes y obsesiones que va adquiriendo un tono inquietante.

Así como Pastor e impostor (Corpus Christi), nominada al Óscar este año en la categoría de mejor película extranjera. Se trata de una producción polaca que muestra a un hombre que sin ser sacerdote asume ese rol y produce una serie de cambios en una población que ha pasado por un momento muy difícil.

En cuanto al cine nacional, estarán, entre otras, Tantas almas, del director Nicolás Rincón Guille, acerca de un pescador que ve cómo su vida sufre un impactante giro. La pérdida, un viaje que podría marcar una redención y un país hecho pedazos se revelan en este drama.

En otro contexto, también se presentará Lavaperros, la más reciente producción cinematográfica del realizador caleño Carlos Moreno (Perro come perro, Todos tus muertos, ¡Que viva la música!), en la que explora el mundo del narcotráfico, la lealtad y la violencia representada en la imagen de un traqueto en decadencia.

Este es solo un panorama pequeño de algunas de las propuestas que se podrán ver en el Ficci, que, además, tendrá como invitados internacionales al director y actor alemán Werner Herzog y al productor estadounidense Roger Corman, a quienes se les rendirá un homenaje por su filmografía.

“Los títulos que ya hemos confirmado son increíbles (…). El comité de selección ha identificado y ha curado producciones que se han estrenado en el Festival de Sundance o en los Óscar”, recordó Ansgar Vogt, jefe de curaduría del Festival, que trabaja en la sección Foro del Festival de Cine de Berlín y desarrolló una dinámica ardua de visualización de películas para armar la programación que se tendrá lista en la Heroica.

“También vale la pena destacar que en la plataforma del Ficci este año tuvimos 91 países postulándose (para presentar sus películas), en un mundo de 194 naciones, y eso habla muy bien del festival”, recalcó Aljure.

Para él, la batalla no es tanto hacer plata, sino mostrar el cine que se hace, que se siente y que a veces no se ve con tanta frecuencia en Colombia. Ese es otro principio esencial de esta fiesta con el séptimo arte, en el que el director artístico no deja de soñar.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
@AndresHoy1

Previous De Weinstein a Domingo, decenas de casos de abusos salpican al mundo cultural
Next EN LA VARIEDAD ESTÁ EL GUSTO