Pacientes con lupus, sin fármacos, en emergencia por covid-19




Irene Tacure, de 38 años, ha tenido que afrontar una de las enfermedades crónicas más intensas: el lupus. Durante 10 años ha combatido este mal con la ayuda de medicamentos como la hidroxicloroquina. Sin embargo, desde inicios de este mes se agotó. Ha buscado en varias farmacias y no la ha conseguido.

La falta de este medicamento se registró desde que el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, sugirió que la hidroxicloroquina, uno de los compuestos del plaquinol, podría ayudar a mejorar los síntomas de la enfermedad respiratoria covid-19.

Este anuncio llegó a varios países, entre ellos, Ecuador, donde ya se registra una falta de este fármaco que es esencial para los pacientes con lupus como Irene. Ella, por ejemplo, está preocupada, ya que no cuenta con el medicamento que le ayuda a controlar el dolor en las articulaciones. “No puedo describir la angustia y el intenso dolor que siento. Solo la medicina podía controlarlo”, cuenta la mujer que vive en Quito.

Ella es parte del Grupo de Pacientes con Lupus Ecuador, que han mostrado su malestar ante la dificultad para encontrar la hidroxicloroquina en las farmacias. Su presidente Gabriel Orihuela señala que antes de la emergencia sanitaria la medicina se encontraban en las farmacias. “Podían comprarlas libremente”. Pero tras este tipo de anuncios, la situación se complicó, ya que pocas lo expenden con receta médica.

Irene, por ejemplo, tiene citas cada tres meses. El pasado 18 de marzo le llamaron desde su hospital de cabecera: el Pablo Arturo Suárez, para cancelar el turno. Desesperada pidió ayuda porque ya no tiene la medicina. No obtuvo una respuesta. “Me dijeron que me darían otra cita, pero no hubo una fecha”. Su esposo ha salido a buscar, pero no encuentra, relata.

Priscila Live también tiene lupus, desde hace 15 años. A ella le sorprendió que las autoridades den este tipo de declaraciones que afectan a personas con enfermedades crónicas. Ella recibe sus medicamentos en una casa de salud el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, cada tres meses. Afortunadamente y con la ayuda de su hijo logró retirar el medicamento.

Antes de eso, intentó comprar en una farmacia, ya que el precio no es alto. Alcanza los USD 17 aproximadamente. Lo malo es que no encontró, por lo que ella y su familia se organizaron para retirarlo.

Ante esta problemática, la agrupación envió una carta al actual ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, para que se garantice el acceso a este tipo de medicinas. Entre otros pedidos están que se “garantice que las farmacias privadas y centros hospitalarios tengan el stock necesario para el expendio o entrega”.

En Ecuador, autoridades sanitarias también se refirieron al tema. Ernesto Carrasco, viceministro de Salud, explicó el pasado lunes 23 de marzo del 2020 que se está utilizando un medicamento llamado cloroquina, para quienes dieron positivo y están con síntomas leves y graves, en todo el mundo. Actualmente, en Ecuador hay un ‘stock’ para 7 000 pacientes. “Lo más importante es que el medicamento es profilactivo (protección de una enfermedad). He dado la orden para que se entregue en los hospitales del MSP, zona 8 o Guayas, para evitar un contagio”, mencionó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de su director ejecutivo Michael J. Ryan, manifestó que se han realizado varias pruebas de fármacos y “cócteles”, pero el organismo no ha aprobado ningún tratamiento farmacológico para el covid-19.

Previous Más de 100 médicos y estudiantes de medicina de cinco universidades atienden desde su casa en el 171
Next ¿Qué hacer si un familiar fallece en casa mientras rige la emergencia sanitaria?