El planeta perdió un total de 178 millones de hectáreas de bosque

El planeta perdió un total de 178 millones de hectáreas de bosque



El mundo ha perdido 178 millones de hectáreas de bosque en los últimos 30 años. La expansión de cultivos, el crecimiento de las zonas urbanas y la tala de árboles son actividades que ponen en peligro la conservación de estos ecosistemas.

Actualmente, el 31% de la superficie terrestre está cubierta por bosques. Mientras la población y su demanda de alimentos continúan en aumento, este porcentaje sigue disminuyendo.

La Evaluación de los recursos forestales 2020 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) revela que desde 1990 se ha perdido una superficie de bosque del tamaño de un país como Libia. La cifra equivale a casi seis veces el área de Ecuador.

Los principales hallazgos de este reporte fueron presentados en mayo y durante este mes se espera el lanzamiento de la investigación completa. En esta se muestra que África y América del Sur han sido las zonas más afectadas.

El continente africano tuvo la mayor tasa anual de pérdida neta de bosques en los últimos 10 años con 3,9 millones de hectáreas. A este le sigue América del Sur, donde se perdieron 2,6 millones de hectáreas. Por otro lado, Asia tuvo el mayor aumento neto de superficie forestal en el período 2010-2020, seguida por Oceanía y Europa.

Alejandra Moscoso, botánica y especialista en uso de suelos, explica que los países en vías de desarrollo generalmente son los más afectados por esta problemática. En estas zonas habita una mayor biodiversidad, por lo que la pérdida de bosques genera un problema más grande no solo para los animales, sino también para las personas.

Yunguilla, de Fundación Jocotoco, es una de las reservas de conservación en el país. Foto: Cortesía Fundación Jocotoco

Un ejemplo de esto es lo que está ocurriendo actualmente con el covid-19, dice Moscoso. Las zonas habitadas por los humanos continúan expandiéndose hacia los bosques. Cuando esto ocurre, las personas empiezan a tener contacto con otras especies que antes estaban aisladas.

En esta nueva dinámica, los animales se acercan a las viviendas en búsqueda de comida o surgen otras interacciones entre las especies que pueden desencadenar enfermedades como la que está afectando ahora a la humanidad.

Los incendios también representan una de las mayores amenazas para la conservación de los bosques. La investigación muestra que alrededor de 98 millones de hectáreas de bosque fueron afectadas por estas quemas en el año 2015.

Moscoso explica que la protección de las áreas protegidas es necesaria para evitar que la deforestación continúe avanzando. Además, su existencia beneficia a las personas que viven en los alrededores.

Según este informe de la FAO, alrededor de 726 millones de hectáreas de bosques están dentro de áreas protegidas en todo el planeta. América del Sur tiene el mayor porcentaje de bosques protegidos.

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *