Ética ambiental para la ecoinnovación

Ética ambiental para la ecoinnovación


Lisandro René López Martínez
Columnista

Desde los espacios de reflexión ambiental, post Cumbre de Río, se empezó a ver la necesidad de abordar en las universidades la “Ética ambiental para la ecoinnovación”, como una disciplina debido a la urgencia por analizar críticamente y transformar las relaciones que hasta el momento habían construido las sociedades humanas con el ambiente del que forman parte muchas comunidades indígenas y culturas ancestrales.

La ética ambiental ha sido un tema histórico y fundamental en sus formas de organización social de los grupos mencionados, en busca de una relación más respetuosa con el mundo natural. Es por ello que se justifica la necesidad de construir espacios de diálogo en donde no solo sean reconocidos los conocimientos elaborados por la comunidad científica (antropólogos, historiadores, ecólogos, físicos, filósofos, entre otros), para superar la crisis ambiental, sino también aquellos saberes que durante muchos años han aportado en la construcción de relaciones sostenibles con el ambiente.

De esta forma, la ética ambiental además de ser un tema de moda en los currículos de las instituciones educativas es una necesidad en nuestros territorios para contrapesar los procesos de globalización y de homogenización biológica y cultural. En tal sentido, es fundamental conocer los saberes de las comunidades anunciadas basadas en prácticas ambientales sostenibles y que presentan una alternativa económica y política diferente al modelo de mercado libre.

Una “Etica ambiental para la ecoinnovacion” demanda cambiar los sistemas educativos, adoptando aproximaciones internas culturales con participación de comunidades indígenas y campesinas, trabajadores urbanos y rurales, donde los estudiantes sean educados para ser ciudadanos y no meramente consumidores.

En la actual coyuntura política, sanitaria, ambiental, económica y social es crucial dirigirnos a la comprensión de la Ecoinnovación que busca una infinidad permanente de nutrientes, materias y energías que den valor a todo lo localmente disponible que permita generar negocios éticos, ecológicos y competitivos para el desarrollo del capital social y el aumento del poder adquisitivo en Pereira .No hay manera de lograr sostenibilidad, si no es a través de modelos de negocios que aporten integralmente a la buena economía, el medio ambiente y el entorno social.
wwwlisandrolopez.blogspot.com

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *