Los desafíos de las mipymes no llegaron con la pandemia

Los desafíos de las mipymes no llegaron con la pandemia


La crisis ocasionada por el covid-19, dejó en una vez más en evidencia la constante crisis que tienen las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) del país, un sector empresarial que lucha por sobrevivir cada día, eso a pesar de formar una gran parte del tejido empresarial del país, generando igualmente una considerable cantidad de empleos.

A diario este sector debe enfrentar desafíos, como las dificultades para acceso a créditos para invertir en sus negocios, así como también dificultades para acceder a fuentes de innovación y tecnología. Lo cual lleva a que la mayoría de estas empresas operen bajo la informalidad, teniendo en cuenta que en el valor del costo beneficio de la formalización, sigue siendo muy alto de pagar estas empresas.

Realidad de las mipymes

Esta radiografía fue puesta en evidencia por  Saúl Pineda, vicepresidente de desarrollo empresarial del Ministerio de Comercio Industria y Turismo, quien participó en el Foro Económico del Eje Cafetero, en donde destacó el impacto económico que tienen las Mipymes en el país, las cuales representan actualmente un 81 % del empleo nacional , 20 % más al promedio de América Latina, en donde las mipymes representan el 60 % del empleo.  Sin embargo el empleo que generan se hace en condiciones de alto nivel de informalidad, lo que plantea otro desafío en materia de calidad del empleo.

“La tradición de emprendimiento y de desarrollo productivo que tiene nuestro país posiciona a las mipymes como elementos y factores muy fundamentales en el desarrollo del empleo y los ingresos y sobre todo de la construcción de equidad para los colombianos. Hay desafíos muy grandes para reconocer, pero al mismo tiempo hay un factor de desarrollo pero también potencial para que se ese tejido empresarial sea más fuerte, más competitivo y más productivo” argumentó el viceministro.

En materia de participación, en el Producto Interno Bruto (PIB) del país, las mipymes representan casi el 40 %, mientras que Suramérica, es tan solo del 25 %.

Desafíos

Pero a pesar de ser tan relevantes para el desarrollo y la economía del país, representando son muchos los desafíos que deben pasar día a días para poder seguir operando, los cuáles se acentuaron aún más con la actual pandemia y que puso en riesgo de desaparecer a muchas de estas empresas.

“El impacto negativo de las mipymes, afectaría en gran medida la productividad y el desarrollo del país, teniendo en cuenta que en Colombia, una pyme genera la quinta parte del valor agregado de una empresa grande, un componente muy importante de la estrategia que es productividad” agregó Pineda.

Para el viceministro otro desafío que deben enfrentar estas empresas es el de la formalización, lo cual es una característica de las mipymes. Lo anterior basándose en que el 99 .6 % de las empresas registradas en las Cámaras de Comercio del país son mipymes y el 92. 5 % son micro empresas, alrededor de 5.000.000, un componente muy importante del tejido empresarial. Sin embargo tan solo el 74,8 % cuenta con registro mercantil y el 87,6 % no aporta a salud y pensiones.

“Este aspecto es un gran desafío, porque si bien las mipymes generan una gran cantidad de empleos, también tenemos que analizar qué calidad de empleo están ofreciendo y este es un elemento esencial de cualquier estrategia de desarrollo” expresó el funcionario.

Entorno operacional

Esto representan un desafío también en facilitar un entorno operacionales para estas empresas, en donde el vocero del MinCIT, argumenta que el costo beneficio de la formalización en el país sigue siendo muy alto en el país, a pesar del Compes de formalización que trazó políticas en esa dirección,

Así como también hay una carga regulatoria y de trámites para la creación de operación de negocios que en términos comprados en America Latina, sitúa al país en lugares apenas intermedios

Bancarización y tecnología

El tema de la informalidad, está directamente ligado a las dificultades de acceso a financiamiento, si bien el 76 % de las mipymes en Colombia, según análisis de Anif, cuentan con algún grado de bancarización,  solo el 34 % hace uso del crédito en el sector financiero como mecanismo de financiación.

La falta de recursos lleva también a que estás empresas enfrenten desafíos para acceder a las Tecnologías de la Información y la Comunicación, si bien se ha avanzado en acceso a herramientas básicas, en donde el 74 % de las empresas cuentan con internet, el 75 % tiene disponibilidad de teléfonos móviles y 45 % incluso usa redes sociales. Cuando se habla de herramientas mucho más sofisticadas, solo un 15 % de las mipymes usa herramientas de gestión administrativa u organizacional,  el 22 % cuenta con datafonos y tal vez el 17 % solamente usa aplicaciones de acceso s plataformas de productiva o comercialización

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *