Mario Cimarro recuerda su personaje de Juan Reyes en Pasión de gavilanes – Cine y Tv – Cultura

Mario Cimarro recuerda su personaje de Juan Reyes en Pasión de gavilanes – Cine y Tv – Cultura



En sus mejores días, en el 2003, Pasión de gavilanes fue una de las producciones más vistas de la televisión colombiana, con 17 puntos de rating.

La historia de los hermanos Reyes (Juan, Óscar y Franco) y de las hermanas Elizondo (Norma, Jimena y Sarita) atrapó a la audiencia. Fue una nueva versión de Las aguas mansas, creación de Julio Jiménez que una década antes no tuvo tanto éxito.

Pero Pasión de gavilanes logró generar temas de conversación en la calle, los buses, las casas y las oficinas, en días sin redes sociales.

Protagonizada por Mario Cimarro, Danna García, Luis Alfonso Baptista, Natasha Klauss, Paola Rey y Michel Brown, los estelares masculinos llegaron del exterior y cautivaron. Y desde el 6 de julio, la producción estará de nuevo al aire de lunes a viernes, a las 8 p. m., por el Canal Caracol.

Mario Cimarro, nacido en La Habana, Cuba, el primero de junio de 1971, fue el que más gustó. Graduado en lengua y literatura inglesa, dejó la isla y se fue a México, a formarse en actuación, su pasión.

Y cuando oyó que hacía una audición para buscar el protagonista de una telenovela internacional y que se haría en Colombia, quiso participar.

“Decidí que si quería crear personajes tridimensionales debía buscarlos, aunque eso conllevara ir a otro país. Ya con eso decretado, apareció el guion de Pasión de gavilanes y quedé flechado, tal cual. Me preparé y audicioné. Hice el casting de Juan Reyes, no salí del personaje nunca, Mario no estuvo”, cuenta desde California, donde vive.

“Pero, además, ir a trabajar a Colombia hace parte de las consecuencias y el efecto del realismo mágico de ese país hacia el mundo, una influencia importante en mi formación”. 

Llegó a Bogotá con Mambo, su perro, que murió hace algunos años y parte de sus cenizas están en Colombia, a donde las trajo Cimarro. Fue su compañero en todo, agrega.

Y tras 17 años, mira a Juan Reyes como “la posibilidad de consolidar mi carrera a nivel internacional, además de la satisfacción de disfrutar creando un héroe, una imagen positiva que influenciara a la teleaudiencia, sin importar el estrato”.

De hecho, Juan Reyes trajo de nuevo a la televisión al personaje rudo, fuerte, agresivo, “pero de buen corazón que asumió levantar a sus hermanos cuando sus papás murieron. Es la historia de muchos hermanos mayores”, dijo en una entrevista con este diario en el 2003.

Durante su estadía en Colombia, Cimarro y Mambo recorrieron algunas regiones en la moto del actor, “y en todo lado siempre tuve el cariño de la gente. También, trabajé con un gran equipo y aprendí que la cocina colombiana me sienta bien, que la gente es generosa, que el territorio está lleno de lugares hermosos. Dejé buenos amigos”.

Ha seguido creando personajes, “buscando historias y proyectos con significado, seres con características en su comportamiento y psicología. Cada uno debe ser como un lienzo en blanco listo para recibir la magia de la brocha del pintor. Y ese proceso conlleva disciplina”.

En estos días está quieto en su casa de California, donde cuida a su mamá. “Esta experiencia ha reafirmado que no estamos solos, que nos necesitamos. Cuando pasan estas cosas, nada tiene sentido y todo cobra sentido. Como nuestros mayores son los más vulnerables, los cuidamos y ayudamos con las compras a vecinos, familiares y amigos, protegiéndonos. Y si podemos, somos voluntarios”.

Este regreso a la televisión colombiana de Cimarro también recuerda otra historia que contó cuando se grababa la novela: los personajes que lo inspiraron.

“Fueron un campesino cubano llamado Gildardo y un zapatero mexicano con la personalidad de Juan, su instinto, su primitivismo, pero son muy buenas personas, seres que no pueden expresar sus sentimientos de cariño y creen que todo se arregla con los puños”.

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *