Christopher Nolan tendría un fiasco económico con Tenet por la pandemia – Cine y Tv – Cultura

Christopher Nolan tendría un fiasco económico con Tenet por la pandemia – Cine y Tv – Cultura



La fiesta de cumpleaños de Christopher Nolan tuvo un tono agridulce. El británico llegó a los 50 años la semana pasada con el halo de ser uno de los realizadores más respetados de su generación; pero Tenet, su más reciente película y la que podría marcar la cumbre de su estilo cinematográfico, ha padecido una tormentosa ola de retrasos en su fecha de estreno.

Que saldrá en junio. Luego, en julio. Ahora, en agosto. La gran enseñanza que deja esta pandemia es que no hay nada escrito. La superproducción de Nolan tendría al fin su lanzamiento el próximo 26 de agosto en España, Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Corea del Sur, Rusia y el Reino Unido, en donde ya reabrieron al público las salas de cine, con todas las limitaciones y los cuidados que exigen las autoridades sanitarias. En Estados Unidos tendrá un estreno limitado, a partir del 3 de septiembre.

(También lea: ‘Heat’: 25 años del duelo actoral entre Robert de Niro y Al Pacino)

El ambicioso thriller sobre viajes en el tiempo, espionaje internacional y la evolución de la humanidad que estaba llamado a ser ‘la película’ del 2020 se convertirá en el conejillo de indias de los estudios para entender cómo le va a una superproducción en tiempos de covid-19.

Algunos analistas le auguran muy mal pronóstico. La altísima inversión de Tenet –que se calcula en unos 250 millones de dólares y la convierte en la película más costosa de Nolan, hasta el momento– no encontrará parangón en la disminuida taquilla que obtendría. Eric Handler, analista de Wall Street, comenta que del éxito o el fracaso de Tenet dependerá si los otros estudios mantendrán los planes de estreno de sus títulos o los modificarán una vez más. De hecho, en Latinoamérica la esperanza de que el filme del británico llegue este año a la pantalla grande es cada vez más remota. Y eso incluye a Colombia.

(En otras noticias: Los presidentes en el cine, en las buenas y en las malas)

Tal como ha sucedido en los años recientes, cinéfilos e industria se aferraron a Nolan como un faro, con la idea de que su genialidad salvaría los ánimos y los bolsillos en medio de esta emergencia sanitaria. A pesar de todas las dudas y del fiasco económico que incluso le pueda representar, él se ha mantenido firme en la idea de estrenar Tenet en gran formato.

En marzo pasado, en declaraciones a ‘The Washington Post’, hizo una emocionante defensa de los cines como “el lugar de reunión de nuestra comunidad más asequible y democrático” y pidió auxilio por la amenaza del coronavirus a las salas. “Cuando la gente piensa sobre el cine, lo primero que piensa es en las estrellas, los estudios, el glamur. Pero el negocio del cine va de todos: la gente trabajando en los puestos de comida, los que manejan el equipo, los que revisan las entradas, los que eligen las películas, los que venden publicidad y los que limpian los baños. Gente normal, y muchos de ellos cobran por horas”, explicó.

“Espero que la gente vea nuestra comunidad de exhibición por lo que es: una parte fundamental de la vida social, que proporciona trabajos para muchos y entretenimiento para todos (…). Como director, mi trabajo nunca estará completo sin esos trabajadores y sin ese público”, añadió.

No planeo trabajar con Netflix porque me parece que su estrategia para películas es inútil

Al analizar la filmografía del cineasta nacido en Londres, en 1970 no hay comparación entre el visionado en una pantalla pequeña y en la de un teatro de películas como El origen (Inception, 2010), en la que hay movimientos humanos imposibles de lograr en la vida real; Interestellar (2014), que se inspira en 2001: odisea del espacio; Dunquerque (2017), la épica de la Segunda Guerra Mundial rodada en el clásico 70 mm, o la trilogía del superhéroe más famoso de DC Comics –Batman Begins (2005), Batman: el caballero de la noche (2008) y El caballero de la noche asciende (2012)–. Todas fueron producidas con una majestuosidad y efectos visuales y sonoros perfectos para el formato gigante. Protagonizada por John David Washington y Robert Pattinson, Tenet recorre la misma senda.

Con cinco nominaciones al Óscar y ninguna estatuilla en la mano, Nolan es un hijo orgulloso del cine independiente desde su sorprendente debut con Following (1998) y el gran ascenso que supuso la inolvidable (hablando en paradoja) Memento, en el 2000, ese relato que necesita varias repeticiones antes de comprenderlo y se centra en un hombre que ha perdido la memoria y así intenta descubrir al asesino de su esposa. Las producciones de Nolan hipnotizan al espectador y lo sumergen en una suerte de rompecabezas que se ve obligado a finalizar.

(Le recomendamos: El actor Al Pacino repite como cazador de nazis)

‘El origen’ (‘Inception’) fue protagonizada por Leonardo Di Caprio y Joseph Gordon-Levitt.

Foto:

Warner Bros. / Legendary Pictures

Por suerte, no todo es desolador por estos días para el cineasta, guionista y productor de cine. Mientras se revela la suerte de Tenet en el futuro cercano, el reestreno de Interestellar en las salas chinas se convirtió en el más taquillero: su recaudo en el primer día ascendió a dos millones y medio de dólares. Pronto llegarán también a las carteleras El origen y sus películas de Batman.

“No planeo trabajar con Netflix porque me parece que su estrategia para películas es inútil”, dijo Nolan a Indiewire sobre su pasión por producir en grandes formatos. “Eso de que todo tiene que ser estrenado simultáneamente en la plataforma y en las salas es un modelo insostenible. Creo que se pierden de una gran oportunidad”.

REDACCIÓN CULTURA CON INFORMACIÓN DE EFE
En Twitter: @CulturaET

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *