Lo que le sucede a la piel cuando está expuesta todo el día frente a una pantalla

Lo que le sucede a la piel cuando está expuesta todo el día frente a una pantalla


Durante estos días de cuarentena y confinamiento, las personas que trabajan desde sus hogares, están expuestas a sus pantallas durante largas jornadas; ya sea en reuniones de trabajo a través del computador o el celular, en videollamadas con los seres queridos, sumando a esto la exposición de los televisores prendidos, por largos periodos y lámparas encendidas, que son ejemplos de la nueva cotidianidad. Este panorama incrementa la probabilidad de que la piel sufra por los efectos de las luces artificiales de estos dispositivos. Un ejemplo es la luz azul, una de las cuales las personas se encuentran más expuestas hoy en día, que actúa como lo hacen los rayos UV, penetrando profundamente la piel y causando efectos en la dermis.

Los dermatólogos expertos afirman que este tipo de exposición causa signos de envejecimiesalnto, promueve la aparición de arrugas y la pérdida de firmeza.

Las luces

Lo que le sucede a la piel cuando está expuesta todo el día frente a una pantalla

Existen varios tipos de luces artificiales, como la luz infrarroja, la luz invisible y la luz azul, que afectan el bienestar de las personas. Sin embargo, la luz azul es de las que más despierta interés hoy en día, porque es a la que más se encuentran expuestas los adultos durante el día, debido al uso frecuente de pantallas de computador, celular y luces artificiales. La manera como la luz azul afecta la piel es muy similar a como lo hacen los rayos UV: penetran profundamente lo que causa efectos en la dermis e, incluso, en el ADN, debido a la formación de radicales libres.

Según estudios de investigaciones demartológicas, la luz azul podría causar hiperpigmentación en pieles oscuras, lo que afecta su color y aspecto. Además, incrementa la posibilidad de aparición temprana de signos de envejecimiento, promueve la aparición de arrugas, y la pérdida de firmeza de la piel. Ante esta situación, algunas multinacionales como BASF (alemana), han creado soluciones que protegen la piel de estos efectos nocivos, que puedan generarse sin que las personas se den cuenta.

“En tiempos de confinamiento, proteger la salud de la piel es una necesidad prioritaria. Debemos utilizar todas las herramientas a nuestro alcance para no exponer nuestra dermis a estas luces que pueden ser contraproducentes en el largo plazo”, explicó Lina Joya, responsable de mercadeo para la línea de cuidado personal de dicha compañía. “Es clave reconocer a qué tipo de luz y rayos estamos expuestos diariamente e identificar los efectos que estos pueden tener en nuestra piel y salud para tomar las medidas proactivas”.

Tomar conciencia de protección

A medida que los consumidores han comenzado a entender la importancia de la protección para prevenir arrugas como complemento de su rutina de belleza, la protección contra las diferentes fuentes de luz ha ganado más relevancia en la industria cosmética. En el mercado existen algunos productos de origen natural como los de dicha multinacional que son extraídos de la hoja de argán, mezclado en aceites hidratantes, con extracto de ládano (goma pegajosa de color pardo negruzco con un fuerte aroma y sabor amargo), conocida como la Fénix Vegetal, que protege el ADN de las células de la piel de los efectos de la exposición a los rayos UVA, UVB y luz visible; que funcionan como algunas soluciones para proteger la dermis de las personas, evitar los efectos nocivos generados por la luz azul, acelerar la renovación celular en hasta un 17% y reducir la profundidad de las arrugas en un 9 %.

 

 

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *