Cuando alguien muere, ¿qué le pasa al cuerpo?

Cuando alguien muere, ¿qué le pasa al cuerpo?



Más de 2,8 millones de personas mueren cada año en los Estados Unidos. Como director de una funeraria, que lidera un programa universitario de ciencias mortuorias, puedo decirle que si bien las experiencias de vida de cada individuo son únicas, lo que le sucede a un cuerpo después de la muerte sigue una cadena de eventos ampliamente predecible.

En general, depende de tres cosas: dónde muere, cómo muere y lo que usted o su familia decidan sobre los arreglos funerarios y la disposición final.

Inmediatamente después de la muerte

La muerte puede ocurrir en cualquier lugar: en casa; en un hospital, centro de enfermería o cuidados paliativos; o en el lugar de un accidente, homicidio o suicidio.

Un forense debe investigar cada vez que una persona muere inesperadamente mientras no está bajo el cuidado de un médico. Con base en las circunstancias del deceso, los especialistas determinan si es necesaria una autopsia. Si es así, el cuerpo viaja a una morgue del condado o una funeraria, donde un patólogo realiza un examen interno y externo detallado del cuerpo, así como pruebas de toxicología.

Una vez que el cuerpo puede ser liberado, algunos estados de EE.UU. permiten que las familias manejen el cuerpo ellos mismos, pero la mayoría de las personas contrata a un director de funerales. El cuerpo se coloca en una camilla, se cubre y se traslada desde el lugar de la muerte, a veces en un coche fúnebre, pero más comúnmente en estos días en una minivan que lo lleva a la funeraria. 

La ley estatal determina quién tiene la autoridad para hacer arreglos funerarios y tomar decisiones sobre los restos. En algunos estados se puede elegir en vida cómo desea que se trate su cuerpo cuando fallezca. En la mayoría de los casos, sin embargo, las decisiones recaen en la familia sobreviviente o en alguien que usted nombró antes de su muerte.

Preparando el cuerpo para la visualización

En una encuesta de consumidores del 2020 realizada por la Asociación Nacional de Directores de Funerarias, el 39,4% de los participantes dijeron que es muy importante tener el cuerpo o los restos cremados presentes en un funeral o un servicio conmemorativo.

Para prepararse, la funeraria generalmente preguntará si el cuerpo será embalsamado. Este proceso desinfecta el cuerpo, lo preserva temporalmente para su visualización y servicios y restaura una apariencia natural y pacífica. El embalsamamiento generalmente se requiere para una vista pública y en otras circunstancias, incluso si la persona murió de una enfermedad contagiosa o si la cremación o el entierro se retrasará más de unos pocos días.

Cuando el director de la funeraria comienza el proceso de embalsamamiento, coloca el cuerpo sobre una mesa especial de porcelana o acero inoxidable que se parece a lo que se encuentra en un quirófano. Lava el cuerpo con agua y jabón y lo coloca con las manos cruzadas sobre el abdomen, como se ven cuando está en el ataúd. Cierra los ojos y la boca.

A continuación, el director de la funeraria hace una pequeña incisión cerca de la clavícula, para acceder a la vena yugular y la arteria carótida. Inserta unas pinzas en la vena yugular para permitir que la sangre drene, mientras que al mismo tiempo inyecta una solución de embalsamamiento en la arteria carótida a través de un pequeño tubo conectado a la máquina de embalsamar.
Por cada 50 a 75 libras de peso corporal, se necesitan alrededor de un galón de solución de embalsamamiento, compuesta principalmente de formaldehído. Luego, se elimina el exceso de líquidos y gases de las cavidades abdominal y torácica utilizando un instrumento llamado trócar. Funciona de manera muy similar al tubo de succión que utilizan los dentistas.

A continuación, el director de la funeraria sutura las incisiones, peina el cabello y corta las uñas y nuevamente lava el cuerpo y lo seca con toallas. Si el cuerpo está demacrado o deshidratado, puede inyectar una solución a través de una aguja hipodérmica para rellenar los rasgos faciales. Si el trauma o la enfermedad ha alterado la apariencia del difunto, el embalsamador puede usar cera, adhesivo y yeso para recrear la forma natural.

Por último se viste al difunto y se le aplica cosméticos. Si la ropa proporcionada no le queda bien, puede cortarla y meterla en algún lugar que no se vea. Algunas funerarias usan un aerógrafo para aplicar cosméticos; otros usan cosméticos mortuorios especializados o simplemente maquillaje común que puede encontrar en una tienda.

Hacia un lugar de descanso final

Si el difunto debe ser incinerado sin una vista pública, muchas funerarias requieren que un miembro de la familia lo identifique. Una vez que se completa el certificado de defunción y cualquier otra autorización necesaria, la funeraria lo transporta en un contenedor a un crematorio. Esto podría ser en el sitio o en un proveedor externo.

Las cremaciones se realizan individualmente. Aún en el recipiente, se coloca al difunto en el crematorio, que produce un calor muy alto que reduce los restos a fragmentos de hueso. El operador retira cualquier objeto metálico, como implantes, empastes y partes del ataúd o recipiente de cremación, y luego pulveriza los fragmentos de hueso. Luego coloca los restos procesados ​​en el recipiente o urna seleccionados. Algunas familias optan por conservar los restos cremados, mientras que otras los entierran, los colocan en un nicho o los dispersan.

El 2015 fue el primer año en que la tasa de cremación superó la tasa de entierros en cofres en los EE.UU., y la industria espera que esa tendencia continúe.

Cuando se elige el entierro, el ataúd generalmente se coloca en un contenedor exterior de concreto antes de ser bajado a la tumba. Los ataúdes también se pueden sepultar en criptas sobre el suelo dentro de edificios llamados mausoleos. Por lo general, una tumba o cripta tiene una lápida de algún tipo que lleva el nombre y otros detalles sobre el difunto.

Algunos cementerios tienen espacios dedicados a entierros “verdes” con conciencia ambiental en los que un cuerpo sin embalsamar puede ser enterrado en un contenedor biodegradable. Otras formas de disposición final son menos comunes. Como alternativa a la cremación, el proceso químico de hidrólisis alcalina puede reducir los restos a fragmentos óseos. El compostaje implica colocar al difunto en un recipiente con materiales orgánicos como astillas de madera y paja para permitir que los microbios descompongan naturalmente el cuerpo.

He visto muchos cambios en el transcurso de mi carrera en el servicio funerario, que abarca más de 20 años. Durante décadas, los directores de funerarias fueron predominantemente hombres, pero ahora la matrícula de las escuelas mortuorias en todo Estados Unidos es aproximadamente un 65% de mujeres. La cremación se ha vuelto más popular. Más personas planifican con anticipación sus propios funerales. Muchos ciudadanos no tienen afiliación religiosa y, por lo tanto, optan por un servicio menos formal.

Decir adiós es importante para los que se quedan, y he visto a demasiadas familias renunciar a una ceremonia y luego arrepentirse. Una despedida digna y significativa y la ocasión de compartir recuerdos y consolar a los demás honra la vida del difunto y facilita la curación de familiares y amigos.

Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.

* Mark Evely, director del programa y profesor adjunto de ciencia mortuoria de la Universidad Estatal de Wayne

Estado de EE.UU. legaliza ‘compostaje’ de difuntos

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *