Netflix: ¿Es buena la serie Cobra Kai? – Cine y Tv – Cultura

Netflix: ¿Es buena la serie Cobra Kai? – Cine y Tv – Cultura



Un ejemplo de que se puede retomar una historia y darle un aire nuevo sin perder su esencia o la nostalgia que produce es lo que ofrece la serie ‘Cobra Kai’, que, tras una vida de dos temporadas en la versión prémium de YouTube el año pasado, ahora está de nuevo en el ojo de los espectadores después de ser adquirida por Netflix, que ya anunció el desarrollo de un tercer ciclo.

Esta producción se desarrolló a partir de la película ‘Karate Kid’ (la original de 1984), que narraba las experiencias de vida de Daniel LaRusso (Ralph Macchio), un adolescente que lidió con el matoneo, el amor y las artes marciales como vehículo de transformación.

‘Cobra Kai’ explora la vida de LaRusso, pero da un giro acertado al llevar el peso de su arco argumentativo en el personaje de Johnny Lawrence, que en el filme original hacía las veces de antagonista de LaRusso.

Le puede interesar: ¿Qué pasó con los actores de Karate Kid?

Solo eso marca una diferencia abismal en el universo de las nuevas versiones, ya que se humaniza al ‘malo de la película’, en un formato en el que es posible conocer su presente y entender muchas cosas de su comportamiento anterior.

La serie engancha fácilmente a quienes vieron la película y consigue despertar el interés de nuevas generaciones.

Tiene muy claro ese juego de la nostalgia, pero es en el choque generacional de unos protagonistas maduros y sus familias donde la trama adquiere trascendencia.

En Cobra Kai se reunieron los actores principales.

Obviamente hay karate, música de la época, flash-backs que llevan indiscutiblemente al verano de 1984; elementos necesarios para que el fanático de antaño se emocione mientras ve cómo los conflictos de poder, la necesidad de ser aceptados y la búsqueda de un equilibrio siguen siendo temas esenciales.

La serie ‘Cobra Kai’ funciona porque no se enreda en ese objetivo, a veces pareciera que se va a perder entre tanto recuerdo, pero luego logra escapar de esa trampa para revivir una tensión de dos personajes que tiene que saldar cuentas, en una trama que la provee de más matices y giros, con lo que queda claro, bajo este formato, que no hay un bueno o un malo en este cuento.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
@AndresHoy1

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *