Estudio genético demuestra que el covid-19 está mutando, ¿podría sortear la inmunidad de humanos?

Estudio genético demuestra que el covid-19 está mutando, ¿podría sortear la inmunidad de humanos?



El miércoles 23 de septiembre del 2020, un equipo de investigadores de Houston, Estados Unidos, presentaron los resultados de uno de los análisis genéticos del covid-19 más importantes para la comunidad científica. El documento -publicado por el periódico The Washington Post- demuestra que una cepa viral supera a otras por su evolución, que la podría volver aún más contagiosa. 

En el informe, los científicos publicaron que existen más de 5 085 secuencias genéticas del nuevo coronavirus que revelaron la acumulación continua de mutaciones. Según los expertos, una de ellas pudo haber blindado al virus y volverlo más contagioso. Sin embargo, el estudio no halló, por ejemplo, que la mutación haya causado que el covid-19 se vuelva más letal o, en su defecto, que muestre modificaciones en los resultados clínicos. “Todos los virus acumulan mutaciones genéticas y la mayoría son insignificantes”, afirman los investigadores.

James Musser, docente del Hospital Metodista de Houston y autor del estudio, explicó que los virus como el SARS-CoV-2, que causa el covid-19, son “relativamente estables a medida que avanzan”, pues tienen un mecanismo de corrección de pruebas a medida que se replican. Sin embargo, el experto dice que cada mutación es, como analogía, una tirada de dados que, con la extensa transmisión que se expande en Estados Unidos, el virus tuvo varias oportunidades de cambiar, “potencialmente con consecuencias problemáticas”, dice el catedrático, citado por The Washington Post.

La mutación que se encuentra en el variante dominante del covid-19 se halló en una proteína. Los especialistas esclarecen que el SARS-CoV-2, al igual que todos los coronavirus, tiene una serie de picos característicos que rodean su núcleo y que, precisamente, permite que el virus se adhiera a las células humanas. 

Cuando la mutación se generó, afectó directamente a a la proteína pico que cambió el aminoácido 614 de D (ácido aspártico) a G (glicina). En este investigación, el equipo señala que ese cambio, que modifica a tres cadenas de aminoácidos idénticas, podría mejorar la transmisibilidad del covid-19. 

Los países en distintas partes del mundo tratan de contener el covid-19 con medidad de bioseguridad en la población. Foto: AFP

Para desarrollar la investigación, el equipo logró secuenciar el genoma de 30 000 caracteres del nuevo coronavirus desde marzo último, cuando el covid-19 llegó una zona metropolitana de Houston, que abarca a más de siete millones de habitantes. 

El estudio, que incluye la participación de científicos de Weill Cornell Medicine, la Universidad de Chicago, el Laboratorio Nacional Argonne y la Universidad de Texas en Austin, establecieron la propagación del virus en Houston en dos momentos. La primera ola afectó, en su mayoría, a adultos mayores y a personas con alto poder adquisitivo, mientras que, la segunda, alcanzó a gente ciudadanos más jóvenes y a barrios con menos recursos económicos. En estos sectores, según los científicos, conviven comunidades latinas. 

¿Qué dicen los expertos? 

The Washington Post consultó a David Morens, virólogo del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, sobre su perspectiva acerca del estudio, liderado por Musser. El experto afirmó que los hallazgos apuntarían a que el virus se ha vuelto más transmisible y que “podría tener implicaciones para nuestra capacidad de controlarlo”. Pero el especialista también dijo que la exploración del covid-19 es aún más necesaria. 

El covid-19, señaló,  podría estar respondiendo, a través de mutaciones aleatorias, a medidas de prevención como el uso de mascarillas y el distanciamiento físico. “Usar mascarilla, lavarnos las manos, todas esas cosas son barreras para la transmisibilidad o el contagio, pero a medida que el virus se vuelve más contagioso, estadísticamente es mejor sortear esas barreras”, indicó.

Entonces, la mutación, según Morens, incidiría en la formulación de vacunas. Es decir, a medida que las personas adquieren inmunidad -a través de infecciones o una vacuna- el SARS-CoV-2 podría estar bajo presión selectiva para evadir la respuesta inmune humana. “Aunque todavía no lo sabemos, está muy dentro del ámbito de la posibilidad de que este coronavirus, cuando nuestra inmunidad a nivel de población sea lo suficientemente alta, este coronavirus encontrará una manera de sortear nuestra inmunidad”, explicó. 

Si sucediera, afirma Morens, el mundo estaría en una situación simular que con la gripe. Los seres humanos tendría que “perseguir al virus y, a medida que muta, tendremos que analizar nuestra vacuna”.

Para el biólogo molecular Peter Thielen, docente del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, los científicos deberán continuar estudiando el virus para ver si las nuevas mutaciones identificadas por el equipo de Houston cambian la “aptitud” del virus y si su transmisibilidad aumenta.

En Reino Unido, otro equipo científico publicó un conjunto de 25 000 secuencias genéticas durante la primera semana de septiembre. Allí, similar al estudio de Musser, se determinó que una mutación que cambia la estructura de la proteína de ‘pico’ en la superficie del virus puede estar impulsando la propagación descomunal de esa cepa en particular.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias

Medidas de protección

Mapa de infectados

Glosario

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *