El paso de verano a invierno provoca tormentas eléctricas en Quito

El paso de verano a invierno provoca tormentas eléctricas en Quito



En Quito no es usual que se presenten tormentas eléctricas intensas en la noche como ocurrió el último domingo 27 de septiembre del 2020.

Javier Macas, técnico del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), explica que lo normal es que las tormentas eléctricas en el callejón interandino ocurran en las tardes, cuando el aire caliente se ha elevado en el transcurso del día y choca con el aire frío que desciende por la gravedad.

Septiembre es un mes proclive a que ocurran tormentas eléctricas en Quito porque es un mes de transición de verano a invierno. Seguirá ocurriendo en octubre.

Esta transición provoca que se acoplen varios factores necesarios para que las tormentas eléctricas aparezcan. Entre esos factores están la llegada de humedad desde el norte y el occidente como ocurrió anoche, además de días calurosos. Asimismo está el hecho de que Quito se encuentra ubicado entre montañas, lo que vuelve a la ciudad proclive de tormentas eléctricas.

El meteorólogo Froilán Racines explica que esto ocurre porque las nubes cargadas que las provocan, denominadas cumulus nimbus, se ubican a mayor altitud y alcanzan grandes dimensiones, es decir, son más espesas y más altas.

Según técnicos del Inamhi, las probabilidades de tormentas eléctricas en Quito suele presentarse en las tardes, tras un día de intenso sol. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

Por encima de los 5 000 metros de altura, las partículas de granizo, con carga negativa, chocan con cristales de hielo, con carga positiva. Así, hay un polo positivo en la cima y uno negativo en la parte inferior. Como consecuencia se produce una diferencia de potencial eléctrico tanto dentro de la nube -donde pueden producirse rayos- y fuera de esta (que llegan hasta tierra firme).

INAMHI: Informamos que por ingreso de humedad desde el Norte y Este del continente hacia nuestro país, se están presentando lluvias acompañadas con tormentas eléctricas afectando al callejón interandino y estribaciones de la cordillera oriental. pic.twitter.com/WFdG0QBGjS

— INAMHI (@inamhi) September 27, 2020

La energía liberada por un rayo no es en sí misma muy elevada, sin embargo, al ocurrir en una fracción de segundo, aumenta su potencia.

Consejos de seguridad durante una tormenta eléctrica

Cuando ocurren y estamos en casa, hay que cerrar puertas y ventanas. Se recomienda no asomarse a terrazas, balcones o ventanas para observar la tormenta y también desconectar aparatos eléctricos.

El celular o los teléfonos inalámbricos son más seguros de utilizar que una línea fija, siempre y cuando que sea en el interior ya que los rayos también pueden viajar por los cables de la línea telefónica.

No es necesario apagar las luces de la casa durante una tormenta eléctrica. Hay que evitar darse un baño o una ducha cuando caigan rayos porque el agua y las tuberías son buenos conductores de la electricidad y pueden provocar una descarga.

El daño que suele provocar una tormenta eléctrica en el hogar es básicamente la sobrecarga de la red eléctrica que estropea los aparatos que estén conectados.

Aunque las probabilidades de recibir el impacto de un rayo son de una entre tres millones, salir bien librado es prácticamente imposible: el 30% de las personas mueren, y el 74% de los que sobreviven quedan con discapacidades permanentes.

Es importante diferenciar las medidas de seguridad entre la ciudad y el campo, ya que es mucho más probable ser alcanzado por un rayo en el medio rural que en el urbano.

En las ciudades, los edificios altos y los pararrayos protegen las zonas cercanas, mientras que en el campo los árboles atraen a los rayos. En cambio, cuando una persona esté a campo abierto, hay que alejarse de charcos o zonas mojadas.



enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *