Sandra Reyes habla de su papel en Pedro el Escamoso – Cine y Tv – Cultura

Sandra Reyes habla de su papel en Pedro el Escamoso – Cine y Tv – Cultura



“Si Pedro el Escamoso era el antigalán, yo tenía que ser la antidiva. En ese momento, creo que funcionó que no fuera 90-60-90, sino yo, con mis kilitos de más y mis piernas grandes. Fue muy interesante que se permitiera ese protagónico con una mujer que se salía de los estereotipos”, dice Sandra Reyes, la doctora Paula Dávila, el amor de Pedro.

Ahora, este año de pandemia, que llevó a los canales privados a repetir producciones debido a que hubo que suspender grabaciones, permitirá el regreso próximamente del “mompirri”, como le dice con cariño uno de sus creadores, Dago García.

Sin duda, ‘Pedro el Escamoso’ ha sido una de las telenovelas más exitosas de la televisión en este siglo, y también una de las más largas que se han emitido: casi dos años al aire.

(Lea también: Mida sus conocimientos sobre ‘Pedro el Escamoso’)

Sandra Reyes tiene hoy 45 años y ha cambiado de vida, sin dejar la actuación. Vive en una finca donde, cuenta, hace unos días, “terminé de comerme la cosecha de alverja. Ahora estoy sacando zahanoria, rábano, brócoli, lechuga, cebolla, remolacha, quinua, fríjol y maíz”. No duda en afirmar que es “alucinante y mágico poner una semilla y que de ese acto salga comida, es de las cosas más hermosas de este planeta”. Y le sucede lo mismo cuando oye el canto de los pájaros, ve volar a las mariposas y siente el aire fresco.

Y ante la inminente llegada de ‘Pedro el Escamoso’ en repetición, Reyes ha estado hablando de esta historia, “que es fantástica por lo bien escrita, fue increíble estar ahí y hacerla con el equipo que se juntó: no solo el elenco, sino los directores, las maquilladoras, los técnicos. Se creó un ambiente muy rico para trabajar, todos con mucho sentido del humor. Nos divertimos mucho”, sigue.

“Pero lo que más me sorprende es que han pasado 20 años y la gente la sigue recordando. Hace poco, alguien me escribía de Perú diciéndome que yo había enamorado a todo ese país también, ¡imagínese!”, agrega.

Lo que más me sorprende es que han pasado 20 años y la gente la sigue recordando

Devolviéndose en el tiempo, a los días de la primera emisión de la telenovela, cuenta que no sabe en qué momento exacto entendió el significado de ‘Pedro el Escamoso’. “Pero sí me empecé a dar cuenta de que la gente me miraba más y yo ya no era Sandra, sino la doctora Paula. Si iba a una fiesta, ponían ‘El pirulino’ y yo tenía que bailar. Si me invitaban a un matrimonio, toda la atención era para la doctora Paula. Con estas cosas supe que estaba en algo grande, que las personas se sentían identificadas y se habían enamorado de la historia”.

Hoy todavía está segura de algo: “ ‘Pedro el Escamoso’ mostró gente del común, cercana, cotidiana, personas con las que estamos en contacto”.

Y aunque ha hecho otros personajes importantes en la televisión colombiana, como el de Adriana Guerrero en ‘La mujer del presidente’, y Aleyda Ruiz en ‘Tres Milagros’, entre otros, así como otros protagónicos, el que sigue en la memoria es, sin duda, el de la doctora Paula Dávila.

Si iba a una fiesta, ponían ‘El pirulino’ y yo tenía que bailar. Si me invitaban a un matrimonio, toda la atención era para la doctora Paula

Hace poco, sus seguidores pudieron verla en unos capítulos de ‘Verdad oculta’, el seriado de Dramax para RCN. Hizo un personaje pequeño pero entrañable: el de una mamá que lucha por el regreso de su hijo, secuestrado por bandoleros para que los ayuden en sus delitos relacionados con el narcotráfico.

Reyes, además, resalta el gran talento local: “Es a todo nivel, hay muy buenos actores, directores, maquilladoras, técnicos, camarógrafos y profesionales en general. El común denominador es que nada nos queda grande porque somos buenos trabajadores y sacamos fuerzas de donde no hay, le ponemos el alma a las producciones y todo ayuda a su gran calidad”.

Y hoy, concentrada en ser mejor persona y en respetar la naturaleza, termina diciendo que al dejar su personaje de la doctora Paula, “tuve un conocimiento más profundo de lo que es ser mujer y de los procesos que pasamos todas, de esa dualidad que vivimos y que a veces no entendemos: me llevó a reconocer que lo más importante era lo que sentía el corazón de este personaje y su amor por ese Pedro diferente, y no por el estereotipo de elegir al tipo exitoso, elegante, educado y culto. Fue muy bonito que un libreto me dejara vivir el proceso de pasar por encima de las molestias, rabias y heridas de Paula y entender que su amor era para Pedro Coral”.

CULTURA

Otros temas que pueden interesarle

enmocoa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *